Algunos consejos para mamás de preescolares que NO comen bien

al

Muchos niños después del primer año de edad comen muy poco y los papás sufren y se desesperan porque creen que el niño debería de comer mucho más.
El niño debe comer solamente la cantidad necesaria de una alimentación variada, equilibrada,  nutritiva y saludable.
Los niños que son muy activos generalmente tienen mejor apetito que los que están mucho tiempo sin hacer nada.
Hay varias razones por las que el niño sano coma menos:
1)      El crecimiento después del 1er. cumpleaños se hace más lento y requieren menos comida.
2)      Algunos papás siguen dándole mucha leche y peor aún, en biberón.
3)      Recordar que a más tardar, hay que retirar la mamila al año de edad.
4)      A algunos niños no se les ha dado la oportunidad de probar diferentes alimentos y se aburren de la rutina de comer siempre lo mismo.
5)      A otros niños no se les permite llevarse el alimento a la boca “porque se ensucian” sus manos, su cara y su ropa y entonces el niño se niega a comer.
6)      Rechazar la comida es parte normal del crecimiento y es una de las primeras maneras a través de las cuales los niños pueden afirmar su independencia.
7)      Es común que a esta edad hagan una comida “aceptable” al día y 2 en escasa cantidad
8)      Los niños durante su crecimiento tienen diferentes etapas, unas veces comen mejor que otras, por ejemplo durante el 1er. año y luego en la adolescencia
9)      Los jugos, los refrescos y las golosinas, disminuyen el apetito de los niños.
10)  También dar leche en exceso, hace que coman menos.

comiendo

¿QUE HACER ENTONCES?
1)      Primeramente hay que estar seguros de que el niño está sano y eso se sabe al llevarlo a sus consultas pediátricas de rutina.
2)      Después, simplemente ofrecerle los alimentos en los horarios habituales, preferentemente primero los sólidos y luego la leche. Si no come sólidos, pues no darle leche, aunque proteste, porque si toman primero la leche comerán menos de otros alimentos.
3)      En un plato con divisiones, servir un poco de sopa, carne, vegetales, fruta, etc. y permitir que el niño coma como quiera. No es tan importante cual es primero o si mezcla dulce con salado. Es más importante que él descubra y disfrute los diferentes sabores.
4)      Procurar comer junto con él. La comida compartida se disfruta mucho más que comer solo.
5)      Procurar que las horas de comida sean agradables, divertidas, amenas, sin gritos, ni amenazas, ni falsas promesas (si comes esto te voy a comprar un juguete, te voy a  llevar al cine o a dar un dulce, etc.)
6)      Platicar cosas interesantes o una historia a la hora de comer, utilizando la imaginación de los papás, hará muy agradable cada comida.
7)      A partir del año de edad, no es necesario dar comida especial para bebé.
8)      Hay que ofrecerle de los alimentos que está comiendo toda la familia, esto le despertará curiosidad y se atreverá a probar.
9)      Respetar su apetito, si quiere comer más, adelante, si quiere comer menos, pues está bien.
10)  Hay que elogiar a los niños cuando prueben nuevos alimentos.
11)  Nunca forzar a que termine algo, si él ya no quiere. Insistir un poco, pero nunca meterle la comida a fuerzas. Así han iniciado su sobrepeso muchos obesos.
12)  No aceptar berrinches. Dar un tiempo para que coma, estimularlo para que termine y si no terminó, levantarlo y dejarlo que duerma, descanse, juegue o haga lo que quiera, pero ya no insistir en que coma.
13)  Si al poco tiempo quiere volver a comer, decirle que tendrá que esperar hasta la próxima comida. No pasa nada, ni le afecta, ni le hace daño. Seguramente en la próxima comida comerá muy bien.
14)  La forma de servir el plato es muy importante. Una presentación atractiva se antoja más. La imaginación de la mamá es esencial. Se pueden hacer innumerables figuras con unos chícharos o zanahorias o cualquier alimento. Hay que aprovechar también los diferentes colores de los vegetales y frutas.
15)  Atreverse a dar “nuevos” alimentos como verduras y frutas de temporada, diferentes leguminosas (habas, garbanzos, lentejas,  alberjones, etc.), el huevo en todas las formas que se le ocurra a la mamá, así como pescados y mariscos, etc.
16)  Los niños mayorcitos pueden acompañar a los papás a ir al mercado y con supervisión de un adulto a preparar algunos alimentos. El ayudar a preparar los alimentos propicia que coman mejor.
17)  Enseñar a comer a los niños empieza con el ejemplo de los papás. Si los papás comen sanamente, el niño aprenderá igual.
18)  Por el contrario, si la familia come alimentos “chatarra” igualmente echarán a perder al niño.
19)  Es mucho mejor que tomen un buen desayuno en casa a que se lleven dinero o comida “chatarra” a la escuela.
20)  De preferencia los papás deben preparar el lunch que los niños llevan a la escuela, en lugar de darles productos industrializados.
21)  Invitar a comer a casa a algún compañero de la escuela, hace que coman mejor. Lo mismo pasa si nuestros hijos van a comer a otra casa, pues se atreven a comer cosas que rechazan en su propio hogar.
22)  Enseñarle a tomar agua natural es muy importante, especialmente entre comidas
23)  No darle agua o té endulzados, ni jugos, ni refrescos para calmar la sed.

comida

¿CUÁNTO ALIMENTO NECESITA MI HIJO?
Generalmente los papás no tienen idea de qué cantidad de alimento necesita cada hijo, pero es muy común que quieran obligar a comer todo lo que les sirvieron y que el niño deje el plato “limpio”.
No todos los hijos son iguales, ni siempre les gustan los mismos alimentos, pero con una dieta variada podremos sustituir unos alimentos por otros cuando estén en sus etapas de melindrosos.
En cada revisión médica de control del niño sano, el Pediatra puede recomendar la cantidad y el tipo de los diferentes alimentos que necesita cada niño de acuerdo a su metabolismo, crecimiento, herencia, actividad, peso y talla.
El Pediatra entonces, vigilará que el niño tenga un crecimiento adecuado, con buen estado de salud y actividad física normal, lo que dará confianza y tranquilidad a los padres.

DR. GUSTAVO CASTAÑEDA PEREZ

Médico Pediatra

Ex-Presidente del Colegio de Pediatría de Puebla, A.C.

Especialista en Niños y Adolescentes

10 B Sur # 3720-204, Col. Anzures

Puebla, Pue.

Tels. 240-43-36 y 243-78-92

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s